Entrevista en Radio Encuentro de Argentina

Tania Cruz estuvo hablando de feminismos y territorios.

Podcast y fuente: http://radioencuentro.org.ar/?p=30163

En diálogo con Walter Carriqueo, Tania partió de destacar que siempre ha sido clave la participacion de las mujeres aunque pareciera un fenómeno actual, y responsabilizó a la dominante visión eurocenrrica y patriarcal de haber sido la gran ocultadora de la presencia de las mujeres;  se han  ocultado, agregó, todos los saberes que las mujeres tienen sobre la relacion con la naturaleza y esosse le han expropiado.  Destacó la existencia de un muy antiguo feminismo indígena y negro  en nuestra América

La vida está en el centro, y ese es el clamor de mujeres en toda América Latina lo que conlleva cuestionamientos aún a gobiernos que aun presentándose como progresistas  claudica ante las reglas del capitalismo, afirma Tania quien hace un interesante análisis de movimientos de mujeres en nuestra Patria Grande.

ENTREVISTA COMPLETA en dos tramos:

Descargar

Descargar

Cuerpo-Territorio en Argentina

Tania Cruz, como parte del Colectivo, participa en Argentina con dos eventos sobre Cuerpo-Territorio en la Universidad Nacional Río Negro.

Resultados del taller Artilugio en México

 

Las dos semanas de trabajo en el DF junto a compañeras de México, Argentina, Colombia y Brasil, permitió generar una reflexión en base a indicadores, que posteriormente se tradujeron en un mapeo del centro histórico de la capital mexicana (desde el Zócalo hasta el mercado de La Merced), para sugerir recorridos seductores y vivibles en esta parte de la ciudad. Con ello, se pudo diseñar una APP, aun en fase de desarrollo. El objetivo es buscar una forma feminista de habitar y producir los espacios urbanos.

Más

Taller Artilugio en OpenLabs México

Junto al colectivo Sursiendo, preparamos una propuesta para pensar la ciudad de forma feminista, y lo llamamos Artilugio. Del 28 de noviembre al 9 de diciembre estamos en el D.F. de México en el taller. Pronto algunos de sus resultados.

Más información: http://www.openlabs.mx/proyectos-seleccionados/

bannerlogo_jun1

Artilugio Para Recorridos Seductores En Las Urbes Que Habitamos Más

Participación en el II Encuentro por el Sumak Kawsay

Miriam García-Torres, del colectivo, participará a finales de este mes en un congreso sobre Sumak Kawsay en la Universidad Estatal Amazónica, situada en el Puyo.

encuentro

La ponencia se titula “Economía, Territorio y Sumak Kawsay: Apuntes feministas para el debate”.

Programa completo: agenda-ii-encuentro

“Cuerpos, Territorios y Feminismos”, grupo de Clacso impulsado por el colectivo

Desde el Colectivo hemos impulsado este Grupo de Trabajo de CLACSO, que ha sido aprobado para el trabajo en la temática durante los tres próximos años:

grupoclacso

Más información: https://www.clacso.org/grupos_trabajo/detalle_gt.php?ficha=763&s=5&idioma=

Integrantes del Grupo de CLACSO Más

Artículo de Gustavo Duch sobre el Manifiesto Ecofeminista

El escritor Gustavo Duch utiliza de manera magistral, bonita y sencilla, fiel a su estilo, nuestro “Manifiesto ecofeminista para el territorio” para un artículo en La Jornada sobre el Día Internacional de la Mujer Rural y el nuevo libro de Claudia Korol.

Fuente del artículo: http://www.jornada.unam.mx/2016/10/15/politica/011a1pol?partner=rss

“La acumulación se ve pero es un espejismo”

Gustavo Duch

La tierra para las que la trabajan, es el título del compendio del libro de Claudia Korol, Somos tierra, semilla, rebeldía: Mujeres, tierra y territorio en América Latina. En él, la autora analiza la propiedad y gestión de la tierra con perspectiva de género, buena forma de entender cómo nuestra sociedad entiende la vida. La versión en femenino del histórico lema campesino no es gratuita, es mucho más que un acertado encabezamiento.

Hoy, Día Internacional de la Mujer Rural, debemos recordar que más de una cuarta parte de la población mundial son mujeres campesinas y, como dice Claudia Korol, sólo 2 por ciento de la tierra fértil es oficialmente de su propiedad. Aún así, son ellas las que dedicándose de la mañana a la noche al cuidado de las huertas, de los animales, de las semillas, la recolección de frutos y la búsqueda del agua, hacen posible las condiciones de supervivencia de millones de personas en el mundo. Pero esta realidad tan atronadora pasa desapercibida. Sus tareas se corresponden habitualmente a la esfera doméstica y, como no producen mercancías que se pongan a la venta, no son valoradas, ni remuneradas, ni se registran en las cuentas nacionales. Un supuesto orden natural, que también diluyó la importancia de las estructuras comunitarias, es el responsable.

A esta información de desigualdad tan flagrante hay que añadir que 80 por ciento de las tierras cultivadas del planeta, manejadas por hombres, rinden servicio a la agroindustria –dato que el libro toma de Silvia Ribeiro–, con la práctica de una agricultura destructiva (oxímoron). Frente a ello la mujer rural indígena se convierte en un sujeto político gigante que con su generosidad para con la comunidad y su cuidado para con la tierra, cuestiona de forma radical esa ideología basada en la propiedad privada excluyente y la explotación de las personas y de la naturaleza.

El colectivo Miradas Críticas del Territorio desde el Feminismo, en su Manifiesto ecofeminista para el territorio nos da las claves; con el visto bueno de sus autoras, aquí presento algunas pinceladas.

1. No decimos que pareciera que sólo el varón y macho, blanco, urbano y con dinero tiene derechos, afirmamos que así es: un único sujeto controla todos los privilegios.

2. No decimos que pareciera que quienes miran como varones y machos están ciegos ante la vida y su sostenimiento, confirmamos que así es y que sólo saben ver lo que a ellos únicamente les conviene.

3. Decimos que quien camina como varón, macho, blanco, urbano y con dinero, camina con una carga tan pesada que hace imposible una vida digna de ser vivida al resto de seres vivos del planeta.

4. Que pensar como varones, machos y blancos lleva a pensar en que progreso es producir más. Y que para producir más, ser más grande que los demás, más poderoso que los demás, hay que depredar y competir contra todos los demás.

5. Que, nosotras lo sabemos bien, sumar riqueza es restar vidas.

6. Que todos los seres vivos, menos uno, saben cuando no debe crecer más si no quiere agotar sus recursos.

7. Decimos que el mundo de los hombres capitalistas se sostiene de milagro, el milagro de millones de mujeres fuera de los mercados y de los espacios públicos cuidando las casas, cuidando la infancia, cuidando a los mayores, cuidando los huertos y los animales. Cuidando que la vida se reproduzca. Y por todo esto, les contamos a ustedes con respeto, afecto y estima, que los milagros caducan. Escúchennos, es sencillo de entender. Es hermoso de descubrir.

8. La acumulación se ve pero es un espejismo.

9. Queremos retinas sensibles inspiradas en la creación, no absortas en la producción.

10. Proponemos, porque así sentimos que cuidar la vida sea responsabilidad colectiva. Y por sentido común, porque todas y todos dependemos de todas y todos, puesto que todas y todos somos vulnerables, vamos a proponer recuperar la vida en comunidad.

Voces que resuenan como tamboras abriendo tímpanos hegemónicamente cerrados.

Entrevista radial a Tania Cruz

“Cuando llegan las empresas petroleras el territorio se masculiniza porque crecen las desigualdades para las mujeres”

“Cuando llegan las empresas petroleras el territorio se masculiniza porque los roles de género ya inscritos y las desigualdades para las mujeres se hacen más fuertes. Las mujeres tienen una relación distinta con su territorio y con la llegada de las empresas petroleras el agua y la selva se contaminan con lo que sus lógicas de vida se trastocan ya que ellas son las encargadas de cuidar y reproducir la vida social y material”, explica Tania Cruz Hernández, integrante del colectivo Miradas críticas del territorio desde el feminismo y autora del libro “La vida en el centro y el crudo bajo la tierra. El Yasuní en clave feminista”. En 2008, Ecuador propuso a la comunidad internacional dejar bajo tierra el petroleo del parque Yasuní, un proyecto que fracasó en 2013, cuando Rafael Correa, presidente ecuatoriano, decidió explotar el crudo de esa reserva amazónica.

https://www.ivoox.com/player_ek_11477047_2_1.html?data=kpahmZyUeJihhpywj5WdaZS1lJuah5yncZOhhpywj5WRaZi3jpWah5yncabi1dfS2M7XuMKfwpDBw9PNpYy309rnh5enb8XZzZDQ0dHJp9Xd19SYr87WpcXV1JDQ1Iqnd4a1pdnWxcaRaZi3jtLO1JDIqYza1srU187Ys9Shhpywj5k%3D&

“Las mujeres llevan desde siempre defendiendo el territorio y la vida”, cuenta Tania Cruz Hernández. “Y las mujeres de la reserva Yasuní al poner su cuerpo para defenderla sienten una relación intrínseca con su territorio. Para ellas, los ríos son parte de sus lágrimas y les duele el corazón cuando su tierra se ensucia”.

Si bien la propuesta de mantener sin explotar la reserva del Yasuní no ha sido planteada desde un pensamiento feminista, esta abre la posibilidad de fortalecer los vínculos entre feminismo y ecologismo de manera que establezcan aportes de análisis para un cambio de paradigma que surge de la valía de las experiencias concretas en las cuales estas categorías de análisis y acción se basan.

Fuente: Mar de Fueguitos, http://mardefueguitos.info/2016/05/11/cuando-llegan-las-empresas-petroleras-el-territorio-se-masculiniza-y-las-desigualdades-para-las-mujeres-se-hacen-mas-fuertes/

Grupo de lectura con Silvia Federici

El grupo de lectura de Calibán y La Bruja terminó con un encuentro con su autora, Silvia Federici, donde pudimos compartir las principales reflexiones de cada uno de los capítulos, a partir de lindos trabajos en grupo.

El audio del encuentro y de cada sesión en esta página.

Eventos públicos de Silvia Federici en Quito

Está ya disponible la agenda de Silvia Federici en Quito, con lanzamiento de Calibán y la Bruja y conversatorios con distintas mujeres de Ecuador:

final_federici_web

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes